Dios fadre es labrador-ois.org.es

Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre.

Yoko Mizuno,  Australia


El domingo pasado nos reunimos para limpiar el lugar adonde nos mudaríamos para ampliar nuestra Casa-Iglesia.
A primera vista, podíamos ver que la casa necesitaba una buena limpieza. Había muchas hojas secas y mala hierba en todas partes. Y había fuertes vides entrelazadas en las paredes y hasta encima del techo.
Aunque parecía ser muy difícil de limpiar, ya que iba a ser la casa en donde se reuniría nuestra amada familia celestial, empezamos a limpiar, recordando la Lección de la Madre: “Si trabajamos con el corazón de propietario, no estaremos cansados y podremos trabajar alegremente”.
Mientras arrancábamos la mala hierba, limpiábamos las hojas y juntábamos las vides, un miembro dijo sonriendo:
“Mi Padre es el Labrador”.
En ese tiempo, no comprendí el profundo significado. Solo pensé: “Ya que hay muchas vides alrededor de las paredes de la casa, él recordó las palabras de la Biblia: ‘El Padre es la vid y nosotros los pámpanos’”.
Después de limpiar la casa, limpiamos el jardín que iba a ser usado como estacionamiento. Los árboles del amplio jardín estaban secos y dañados, y como la mala hierba parecía arbustos, no podíamos ver el suelo.
Primero, con una sierra eléctrica cortamos las ramas de los árboles frondosos, y luego fuimos al jardín para cortar la mala hierba. Entonces al fin pudimos ver el suelo. Después de cortar el césped y la mala hierba, intentamos arrancar las raíces de la mala hierba. Ya que son muy fuertes y se dispersan fácilmente, si las raíces permanecen en la tierra, tarde o temprano reaparecen.
Era muy difícil arrancar la raíz entera. Las raíces habían crecido tan profundamente dentro de la tierra que solo podíamos cortarlas hasta la mitad, y otras ni siquiera eran arrancadas.
Después de cortar la mala hierba y el pasto, el jardín estaba limpio y hermoso. Aunque estábamos preocupados por las muchas raíces que permanecían en la tierra, teníamos que terminar y decidimos deshacernos de ellas cada vez que salieran.
Hoy, mientras limpiábamos el jardín, comprendí que la mala hierba de la cual era difícil deshacerse, era como los pecados que constantemente crecen en mi corazón. Aunque aparentemente había cambiado después de conocer la verdad, internamente aún tenía muchas raíces de pecados como la obstinación, la envidia, los celos, etc., igual que las fuertes y gruesas raíces de la mala hierba, que estaban profundamente arraigadas en la tierra.
Entonces comprendí el sacrificio de nuestro Padre y nuestra Madre, que desean limpiar nuestros pecados día tras día. Y también llegué a comprender la razón por la que el miembro dijo: “Mi Padre es el Labrador”. Significaba que Dios continuamente cuida del campo de nuestro corazón y arranca la mala hierba.
No puedo arrancar las raíces de pecado de lo profundo de mi corazón con mi propia fuerza. Por eso el Padre y la Madre me ayudan. Ellos no descansan para deshacerse de mi naturaleza pecadora que frecuentemente surge de la tierra de mi corazón. Ya que a veces ignoraba las enseñanzas de Dios y no las ponía en práctica, el Padre y la Madre han trabajado mucho más. Al pensar en esto, me sentí apenada ante Ellos y agaché la cabeza de vergüenza.
De ahora en adelante, deseo cumplir la voluntad de Dios y convertirme en buena tierra que produzca buenos frutos, y no mala hierba.

La tierra santa, Jerusalén celestial, por la paz verdadera
¿Qué habría sucedido si hubiera pasado de largo?
 

Temas relacionados : , , ,